El que pierde, gana

comenzo como una apuesta, o una negociacion sin mayores pretenciones, pero poco a poco nos fuimos dando cuenta que esta frase, junto con otra que mas adelante expondre en otro articulo, serian nuestros lemas familiares y definirian buena parte de la dinamica de nuestra relacion. Se parece a la famosa frase de un tecnico de futbol “perder es ganar un poco” de la que tanto se rieron los medios en su momento, y hasta yo, pero ahora no me causa risa, me causa orgullo y satisfaccion.

de la mano de esta frase Frankie y yo, hemos disfrutado momentos hermosos y superado situaciones dificiles, hemos aprendido que recibe mas besos el que se deja seducir , mientras que el que seduce gana en su satisfaccion por haber vencido al otro, asi ambos obtienen felicidad.

tambien la usamos para dirimir discusiones, hemos aprendido que gana mas el que pide disculpas y el que se esfuerza por comprender las razones del otro, porque asi nos evitamos un mal rato y aprendemos algo mas de nuestra pareja, aceptar las disculpas significa liberarnos del enojo y estar deispuestos a llegar a un punto de equilibrio en donde cada uno ofrece algo y recibe algo. que puede uno ofrecer en medio de una discusion? pues la aceptacion de los errores, la paciencia con los errores del otro, el esfuerzo por mejorar, o el apoyo al otro en su intento por mejorar. que puede uno recibir? pues, paz, armonia, tranquilidad, amor, apoyo, consejos….

hemos aprendido que agradecer con humildad cada pequeño detalle hace que el otro se sienta valorado y que sentirse valorado hace que tengamos mas ganas de ayudar y apoyar a nuestra pareja, no se puede dar sin recibir indefinidamente, por eso hemos convertido en una costumbre darnos las gracias cada dia por cualquier cosa cotidiana que hayamos hecho: “gracias amor por plancharme las camisas”, o…”gracias por conectar la ducha que compramos hace seis meses”

en conclusion: dar, para recibir,

nunca dejar que el otro se quede sin recibir lo que necesita , nunca dejar de expresar con palabras nuestros sentimientos, nunca subestimar las necesidades del otro.