Aprediendo a comer

La comida ha sido para mi siempre una preocupacion, de niña tenia un apetito bastante reducido, no probaba nada nuevo, y como es de esperarse, el pediatra se limitaba a decirle a mi madre: “no se preocupe señora, que ella comera cuando tenga hambre”…..y eso, nunca sucedio, creci siendo siempre la mas flaquita y la mas palida de las niñas de mi grupo, y eso me acomplejó, odio la flacura y no entiendo que le ven de bonito a mostrar huesos, ademas, quede convencida de que hay niños a los que simplemente no les da hambre. solo fue hasta que entre a la universidad que mi situacion se hizo mas critica y me sentia enferma todo el tiempo, tanto si comia como si no lo hacia, afortunadamente di con una doctora con un corazon y una espiritualidad inmensos que me entendio y supo tratarme para que pudiera verme y sentirme normal en cuanto a alimentacion y peso se refiere y aprendiera a comer normalmente, ahora disfruto comer! lo que antes no sucedia.

Es por eso que cuando Tomas nació, yo estaba decidida a enseñarle a comer de todo y a disfrutar la comida. Empece desde los cuatro meses a darle pruebitas de diferentes cremas de verduras, solo cosas hechas en casa, nada prefabricado, y siempre verduras bien nutritivas, al principio todo lo botaba, pero poco a poco fue recibiendo bien las nuevas comidas y cuando ya teniamos un menu de sopitas que aceptaba cada dia, comence a presentarle las frutas, con estas no hubo ningun problema, aun hoy, si es fruta, todo le gusta, en cuestion de dos meses ya teniamos una rutina de alimentacion deliciosa, sopitas a media mañana, fruticas en pure a media tarde y teteritos entre comidas, mas adelante, hacia los 8 meses, comence con las papillas de cereal en la noche, super, yo estaba feliz, el raton, si bien no era muy comelon, si recibia las comidas sin mayores problemas.

Comence a trabajar cuando el tenia 11 meses, asi que fue mucho el tiempo que pude disfrutar de encargarme de todos los detalles de su cuidado. luego se quedo con su abuela paterna en las mañanas y con mis padres en las tardes, a partir de entonces, comenzamos a tener problemas…

primero, dejo de recibir las sopas, asi que reforce las compotas y los cereales, luego ya no quiso tetero de ningun tiipo, ni leche, ni avenas con sabor , acaso un poco de jugos, pero solo si se los daba en vasito, nada de tetero (la unica ventaja), pronto comenzo a rechazar las compotas, tanto las caseras como las comerciales y finalmente nada de cereal…. yo, simplemente casi me enloquezco de la frustracion, que como se sostenia el niño? pues, con una sopa especial de carne y leche que le hacia mi suegra, quien es la unica que lo hacia comer, literalmente obligado, el ya esta acostumbrado a que cuando su abuela le da de comer, no hay mas remedio que abrir la boca y tragar…

ahora Tomas come diferentes comidas que el puede tomar con sus manos o con su cuchara, no es mucho pero algo come, dependo de mi suegra para que el niño mantenga su peso y no me gusta esa situacion, pero solo puedo darle tiempo al tiempo para que el crezca y desarrolle su independencia alimenticia, tal vez entonces mejore su apetito….

Anuncios